La Patrona Pollença Moros i Cristians

La Patrona de Pollença

Las fiestas de Pollença son conocidas alrededor de Mallorca por ser unas de las más grandes y bonitas. Si ya os hablamos de las fiestas de Sant Antoni que caen en invierno ahora os explicaremos las fiestas de verano: la Patrona.

 

Historia de La Patrona de Pollença

La madrugada del 31 de mayo de 1550 el Pueblo de Pollença fue atacado por el ejercito pirata del temido corsario Dragut. En esa época los marinos musulmanes eran el terror del Mediterráneo con sus ataques rápidos en los que saqueaban, secuestraban a sus habitantes y destruían los pueblos cristianos de la costa. Años antes Dragut había arrasado y quemado la ciudad de Valencia con lo que Pollença se intuía un objetivo fácil…

Las tropas de Dragut llegaron a Pollença sin problemas pues al ver sus navíos los vigilantes de las almenaras huyeron asustados sin avisar al pueblo. Todo pintaba mal para los pollensines hasta que un joven del pueblo llamado Joan Mas se despertó y salió por la ventana de su casa y gritó:

“¡Mare de Déu dels Angels asistid-nos, pollencines levantaos pues los piratas están aquí!”

Cientos de pollensines se levantaron de la cama y combatieron a las nombrosas tropas de Dragut todavía vestidos con sus pijamas y armados con lo que pudieron encontrar: palos, remos, tridentes…

 

Simulacro de los “Moros y Cristianos”

Tras una semana de celebraciones con conciertos y fiesta en general llega el día grande de la Patrona de Pollença: 2 de agosto patrona de la Mare de Déu dels Angels.

Todo empieza la noche del 1 al 2 de agosto con la tradicional “Alborada” a las 5:00, una pieza de música que recuerda la salida del sol y que la banda de música interpreta en distintos lugares emblemáticos del pueblo.

cossiers
Imagen vía.

Por la mañana danzan los cossiers y la dama un espectáculo digno de ver pero que sólo es el principio del día: por la tarde Pollença se abarrota con miles de curiosos atraídos por el simulacro, en el que la gente del pueblo se viste de moro o cristiano y “combaten” entre ellos por las calles de Pollença.

A las 7 de la tarde, un joven del pueblo elegido 15 días antes para interpretar a Joan Mas grita las famosas palabras y desata la locura.

Tras un combate en el campo de fútbol del pueblo las tropas sarracenas se rinden y los cristianos se dirigen a la iglesia para celebrar la victoria.